Entre cables y alambres

Alambre galvanizado

Recibe su nombre gracias al proceso químico (galvanización) al que es sometido, éste, implica revestir un alambrón de bajo contenido de carbono con un metal protector y resistente a la oxidación (zinc) que le da un aspecto liso y brillante. Resulta un alambre muy fuerte, duradero, resistente a la intemperie y con variedad en sus rangos de espesor.

Debido a que es difícil de cortar, su uso principalmente es en la creación de perímetros alrededor de las propiedades para mantenerlas a salvo y seguras.

En el sector industrial lo encontramos en mallas, cables de acero o clips, en el sector agrícola en espalderas, cercos y huertos, en la construcción en amarres de encofrados y varillas, aunque también lo veremos en artesanías, corrales, etc.

Cable de acero o ferretero

Producto utilizado primordialmente para la elevación de cargas de diferente peso en el sector de la construcción, equipos de seguridad en líneas de vida, refuerzos estructurales en redes de protección contra caídas (ascensores) etc.

Está compuesto por 3 elementos principales:

  1. Alambres – Fabricados en diferentes grados de acero y en acabados negro o galvanizado.
  2. Torones – Su fabricación es a partir de la torción de un número de alambres entre sí.
  3. Alma – Soporte de los torones enrollados (AIA alma independiente de acero, AF alma de fibra o sintética)

En general estos cables son suministrados en carretes de madera, aunque los cables de diámetro pequeño, flexibles o de corta longitud pueden presentarse en rollos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main Menu